dijous, 14 de gener de 2010 | |

Vins de Galicia 3 Monterrei


D.O. Monterrei

La denominación de origen Monterrei es una de las cinco denominaciones de origen existentes en la Comunidad autónoma gallega.
Geográficamente se encuentra situada al sur-este de la provincia de Ourense, muy cerca de la frontera con Portugal.

La zona de producción de los vinos protegidos por esta Denominación, está constituida por los terrenos que el Consejo Regulador considere aptos para la producción de uvas de las variedades amparadas. Los ayuntamientos que engloba son los de Monterrei, Oimbra, Verín y Castrelo do Val, estableciéndose dos subzonas claramente diferenciadas:


• Subzona Valle de Monterrei.
• Subzona Ladera de Monterrei.


Esta diferenciación da lugar a una gran variedad de suelos, que unido a los microclimas generados en las laderas producen unos vinos con características diferenciadas, personales y con gran complejidad de aromas.

En dicha superficie se esta a llevar a cabo una profunda reestructuración, sustituyendo las vides autorizadas por variedades preferentes, predominando la Mencía en las tintas y la Treixadura y el Godello o Verdello en las blancas. En estas plantaciones de nueva ejecución, no sólo se cambian las variedades sino también la forma de conducción, pasando principalmente de vaso griego a la de espaldera. Del mismo modo se están modificando los marcos de plantación, rebajando los rendimientos por ha. con el objetivo de mejorar la calidad de nuestros vinos. Todo esto está permitiendo una mayor mecanización del mismo y por tanto disminuir los costes de producción, mejorando así las rentas familiares de los viticultores.

Existen 25 bodegas, pero más de 300 viticultores, por un total de 400 hectáreas. En lo que respecta al clima, La Denominación de Origen Monterrei pertenece a la cuenca del río Duero, puesto que en él desemboca el río Támega, que cruza la región de la denominación de norte a sur. Tiene un clima mediterráneo templado con tendencia continental, influenciado por el océano atlántico. Sus veranos son calurosos y secos mientras que sus inviernos son fríos, alberga unas considerables oscilaciones térmicas de hasta 30º durante la época de maduración.

En cuanto a los suelos, tenemos suelos:

- Pizarrosos y esquistosos, idóneos durante las épocas de sequía, que proporcionan aromas en los vinos tintos.
- Graníticos y Arenosos: provenientes de la degradación de las rocas graníticas, presentan pH bajos, adecuados para vinos blancos.
- Y sedimentarios: complejos debido a la mezcla de materiales.

Cata vinos blancos:


De color amarillo verdoso de intensidad media. Aroma de intensidad alta donde dominan notas de flores conjuntados con rasgos de fruta madura (manzana, pera,…). En boca se muestran vivos, golosos y con una gran expresividad frutal, largos y cierta estructura.