dijous, 14 de gener de 2010 | |

Vins Galicia 1 Ribeiro


Denominación de Origen Vinos de Galicia (1)




Normalmente de Galicia conocemos los vinos de Ribeiro y los Albariño, pero como se puede observar tenemos 5 D.O. en Galicia, en cada uno de los capítulos iré haciendo un pequeño apunte de cada una de estas D.O., ya que todo ello es interactivo, ruego que cada uno de vosotros completéis esta información o la corrijáis.

Ya que es una cuestión subjetiva, me limitaré a los datos objetivos, y si tenemos posibilidad de probarlos, que cada uno juzgue cual es el que le gusta más.


Los vinos de esta comarca gozan de una gran tradición, pues ya tenían fama internacional en el siglo XVI, cuando en su capital, Ribadavia, se establecieron normas para garantizar la calidad y la autenticidad de los ribeiros; está situada en la parte meridional de Galicia, en el noroeste de la provincia de Orense. Para el Ribeiro la vitivinicultura constituye un punto de referencia ineludible en su labor histórica, con un legado genético original y copioso que transmite su principal característica: la diversidad. Los bordes montañosos aíslan esta comarca de la influencia marítima atlántica, lo que determina su menor pluviosidad. El clima es templado y húmedo, con temperaturas medias de 14,5 grados centígrados. Las tierras son mayoritariamente de origen granítico y, en general, ácidas. Ocupan 2.685 hectáreas, y su altura va desde los 75 mts a los 400 mts.

La D.O. Ribeiro, que significa "ribera del río" en gallego se ubica a lo largo del río Miño y sus afluentes. Las variedades de uva son autóctonas, la torrontés y la lado, además se permiten también la treixadura, palomino, godello, macabeo, loureiro y albariño, estas variedades producen vinos blancos frescos y aromáticos, se suele tomar en “cuncas”, son unas tazas de loza blanca muy características y que muchos conocemos.

Actualmente hay 31 bodegas y multitud de cosecheros; el Vino Blanco del Ribeiro, representa más de un 85% de la producción de la Denominación de Origen. Según el mismo Consello Regulador las notas de cata serían las siguientes:
A la vista se nos presentan como unos vinos limpios y transparentes, brillantes a la luz. Sus tonalidades abarcan distintos amarillos, desde el pálido hasta el pajizo, casi siempre con reflejos verdosos que nos hablan de su frescura.
En nariz nos encontramos con unos vinos de gran elegancia, sutileza y a la vez complejidad, prodigando exquisitos aromas de distintas frutas, flores, balsámicos, especiados…
En boca nos entregan un magnífico paladar con un equilibrado paso y unas agradables sensaciones de finura y delicadeza, resultando un conjunto fresco, sabroso y aromático, que se conjuga con su buena persistencia y armonía para ofrecernos un trago largo y elegante.
Los blancos del Ribeiro son vinos muy sólidos que asociamos casi sin pensarlo a los mariscos y pescados, siendo también perfecto el maridaje con quesos suaves, embutidos de pasta blanca, y en general platos de sapidez no muy intensa.