dilluns, 15 de març de 2010 | |

La queimada










La queimada és una recepta típica gallega, elaborada amb aiguardent, pela de llimona i grans de cafè, força semblant al cremat que es fa a la Costa Brava catalana. Nomès que enlloc de rom, a Galícia s'usa aiguardente d'orujo. Es relaciona amb cerimònias gairebé màgiques i mentre es crema es recita un conjur.



RECEPTA

Ingredients:

Aiguardent, sucre blanc fi, pela de llimona (la part groga) i alguns grans de cafè

Preparació:

En un recipient de terra cuita es vessa l'aiguardent i el sucre, en la proporció de 120 g. pr cada litre de líquid. S'afegeix la pela de llimona i grans de cafè

Es remou i s'encèn el foc, amb un cullerot al que prèviament s'ha posat una mica de sucre amb aiguardent. Molt a poc a poc s'acosta al recipient fins que s'encengui. Es remou fins que el sucre es consumeixi.

Al mateix cullerot es posa una mica més de sucre, aquest cop sec i col·locant-lo a sobre la queimada es mou fins a convertir-lo en almívar. Es vessa sobre les flames i es va removent, fins que les flames tinguin un color blavós. Continuar fins que es cremi la quasi totalitat de l'alcohol.

Es deixa apagar i es serveix.


CONXURO DA QUEIMADA

Mentre s'elabora la "queimada" cal recitar un "conxuro" que té efectes màgics (tant sobre la qualitat de la queimada com de possibles efectes apotropaics) Fixeu-vos en la íntima relació que hi ha entre aquest costum (aparentment només gastronòmic) i diverses creences que configuren l'ànima gallega, principalment les creences en meigas, ánimas del Purgatori i la Santa Compaña.

Conxuro da queimada (V.O. gallega)

Mouchos, coruxas, sapos e bruxas.

Demos, trasnos e diaños, espritos das nevoadas veigas.

Corvos, pintigas e meigas, feitizos das menciñeiras.

Podres canhotas furadas, fogar dos vermes e alimanhas.

Lume das Santas Compañas, mal de ollo, negros meigallos, cheiro dos mortos, tronos e raios.

Oubeo do can pregon da morte, fouciño do sátiro e pe do coello.

Pecadora lingua da mala muller casada cun home vello.

Averno de Satán e Belcebú, lume dos cadavres ardentes, corpos mutilados dos indecentes, peidos dos infernales cus, muxido da mar embravescida.

Barriga inútil da muller solteira, falar dos gatos que andan a xaneira, guedella porra da cabra mal parida.

Con este fol levantarei as chamas deste lume que asemella ao do inferno, e fuxirán as bruxas a cabalo das súas escobas, indose bañar na praia das areas gordas.

¡Oide, oide! os ruxidos que dan as que non poden deixar de queimarse no agoardente, quedando asi purificadas.

E cando este brebaxe baixe polas nosas gorxas, quedaremos libres dos males da nosa ialma e de todo embruxamento.

Forzas do ar, terra, mar e lume, a vos fago esta chamada: si e verdade que tendes mais poder que a humana xente, eiqui e agora, facede cos espritos dos amigos que estan fora, participen con nos desta queimada.


Conjurament de la queimada (trad. catalana de Xavier Sierra)

Mussols, òlibes, gripaus i bruixes

Dimonis, follets i dimonis, esperits dels camps nevats.

Corbs, salamandres i bruixes, fetillaments de les curanderes.

Podrides canyes foradades, llar de cucs i de bitxos.

Foc de les ànimes en pena, mal d'ull, negres embruixaments, pudor dels morts, llamps i trons.

Udolar del gos, anunciant la mort; musell del sàtir i peu del conill.

Pecadora llengua de la mala dona casada amb un home vell.

Infern de Satanàs i Belcebú, foc dels cadàvers en flames, cossos mutilats dels indecents, pets dels culs infernals, bram de la mar embravida.

Ventre inútil de la dona soltera, miol de ls gats en zel, pèl dolent i brut de la cabra mal parida.

Amb aquest cossi aixecaré les flames d'aquest foc que s'assembla al de l'infern, i fugiran les bruixes a cavall de les seves escombres, anant-se a banyar a la platja de sorra gruixuda.

Sentiu, sentiu!, sentiu els brams que donen les que no poden deixar de cremar-se en l'aiguardent, quedant així purificades.

i quan aquest beuratge baixi per les nostres goles, restarem lliures dels mals de la nostra ànima i de tot embruixament.

Forces de l'aire, terra, mar i foc, a vosaltres dirigeixo el meu crit: si és veritat que teniu més poder que la humana gent, aquí i ara, feu que els esperits dels amics que están fora, participin amb nosaltres d'aquesta queimada.

5 comentaris:

Anònim ha dit...

Lo de la queimada me hace gracia, porque de tradición antigua y celta, nada de nada. La queimada la inventó Manuel Fraga o algún subsecretario suyo cuando montó la red de Paradores Nacionales, el primero en su pueblo (Villalba). Y el famoso conxuro lo inventaron, creo que en un restaurante de Vigo, en los años 70. Pero la verdad es que queda bien, es una cosa bonita, y es verdad que explica tradiciones muy galaicas y ancestrales.

XURXO

Xavier Sierra ha dit...

Hombre, Xurxo, tanto como eso... Yo ya había oído hablar de la queimada cuando era niño, antes de oír hablar de Manuel Fraga (otra cosa es que él contribuyera a popularizarla) A mi modo de ver, tanto la queimada, como el cremat de la Costa Brava se comenzaron a implantar a partir de la guerra de Cuba, en la que lucharon muchos gallegos y catalanes. La costumbre de quemar el ron es muy caribeña, y probablemente el cremat catalán es mas fiel a la fórmula original. Pero claro, en Galicia hay mucha costumbre de aguardiente, que también quema muy bien. Naturalmente los conxuros y aditamentos galaicos entroncaron fácilmente (como no !) con otras creencias ancestrales que son auténticos hechos de substrato y que están en el ambiente. Ya sabes que las tradiciones es algo que se va elaborando cada día...

Xavier Sierra ha dit...

Y como es nuestro referente habitual, veamos lo que dice Álvaro Cunqueiro de la queimada (que coincide contigo en lo que es una tradición que se ha extendido más en tiempos recientes):

"La queimada se ha extendido recientemente por el país. Que sepamos tiene su origen en los ribeiros del Miño, en Chantada. Una prueba definitiva sería que en las pinturas murales de Chouzao, apareciese una abadesa mitrada con largo cucharón removiendo la ardiente mixtura. Hace falta un aguardiente graduado, como por ejemplo el de Portomarín que era el aguardiente más graduado de Galicia —en los 50º pasados— y eso debido a que las viñas estaban plantadas donde fueron enterrados los varones templarios y las cales de los huesos de aquellos violentos caballeros pasaban a los racimos, seis cucharadas soperas de azúcar por litro de aguardiente, la corteza de un limón y fuego. Hay grandes peritos en queimadas que saben el ritmo de la liturgia de ésta, y cómo conviene remover con cierta lentitud y solemnidad, y cuándo llega el momento de airear la queimada, y cuándo hay que dejarla amortiguar para poder avivarla de nuevo, y descubren, en el haz de las llamas, azules, púrpuras, oro, sangre de la queimada, el instante propicio para verter en ella el pocillo de vino tinto, grueso y taninoso que le va a dar a la quema su punto".

Xavier Sierra ha dit...

Por cierto, creo que alguna vez leí que la letra del conxuro era de Cunqueiro. ¿Puede ser?

Anònim ha dit...

Me encanta la fabulación de Don Alvaro sobre la bravura de los templarios que se transmite a la vid...
Yo creo que el conjunro de la queimada, insisto, se gestó en algún parador nacional o restaurante, pero quién lo sabe. No sería extraño que Cunqueiro colaborara en su génesis. Después de todo, era un franquista de carallo (otra similitud con Josep Pla)
XURXO